LAS 2001 NOCHES ÍNDICE NÚMERO 24

EDITORIAL

LA ADVERTENCIA

¿QUÉ HACER?

PSICOANALIZARSE TAMBIÉN ES UN ACTO POÉTICO

NOTAS DE DIRECCIÓN

CESAR FERNÁNDEZ

LA OTAN TIENE UNA RAZÓN

CONTRA EL TIEMPO

EDGAR ALLAN POE

NO DEBERÍAS DEJARME

EL CUERVO

YO QUERÍA BESARTE

SOCIOS DE HONOR

CUANDO EL AIRE

ADOLFO BIOY CASARES

LA CIUDAD

DE UN MUNDO A OTRO

ESTAS TAN CERCA

A PROPÓSITO DE UN OLOR

AFORISMOS

TEMOR DE LA CÓLERA

LA ROCHEFOUCAULD

EL CASTILLO

LA POESÍA NOS CUNDE

LA DISCÍPULA

....Y LLEGÓ EL PSICOANÁLISIS

LOS OJOS CULPABLES 

¿PERVERSIÓN? O ¿MUERTE DE LA PALABRA?LAS 2001 NOCHES. ÍNDICE DE PUBLICACIONES

EDITORIAL

¿QUÉ HACER?

Diría que esta es una pregunta moderna y antigua.
                                               Una pregunta,
que no merece desatenciones,
Sin fuertes deseos,
sin grandes energías,
                           vivir,
                                        es complicado.
Está claro que yo he sido torturado.
                    La libertad por lo tanto,
                                         me sirve de poco.

Quedé‚ atemorizado.

Fui arrastrado por sórdidas cadenas hacia esta nada
                                     inconmensurable.

Fui amado por vanas mujeres,
                                             fui,
                                                atrozmente descuartizado.
                                                                              Ahora,
soy escritor.
                  Otro tiempo.
                          Una voluntad desmedida,
                                                         todo cojones.
                                                                      Fui aquél.
que tomándola entre mis brazos, le quité‚ la vida.
                                                                   Fui aquél
que entre mis brazos, le devolví el aliento.
                                                           Bien,
                                                         no puedo más,
que ahora,
                haga lo que quiera.
                                 La inseminación artificial,
                                          también, hará sus estragos.

Se volver una vez más a sentir que las razas superiores
                                                  deben ir exterminando,
lentamente las razas inferiores.
Las ciencias vienen asegurando el porvenir de esta ilusión.
Lo artificial,
                nos terminarán diciendo,
                          siempre es más perfecto que lo humano.

Y para controlar el proceso, 
                                  irán prohibiendo la heterosexualidad.

¿Usted, vio alguna vez un orgasmo?
¿Usted se dio cuenta que desde hace varios siglos,
                                              nos vienen diciendo,
que somos,
                demasiadas personas,
                                         para tan poco mundo?
¿A usted no le dijeron todavía,
                                      que el trigo o el petróleo,
que el sol o la energía atómica,
                                          son más que usted?

El goce propuesto,
                       como usted se dar cuenta,
                                                            es en definitiva,

                                                                  superfluo,
ya que no encuentra en el sistema su propio tiempo,
                                                         y ocurre entonces,
en el tiempo de las producciones sociales.
                                          Donde toda furia se hará sonido.
Donde toda energía, se hará cosa.
                                                Y el amor no existe,
                                                                   porque el amor,
es un desvarío incontenible a plena luz,
                                                    delante de todo el mundo.

Ningún sistema que se precie de tal,
                                              puede sostener su vigencia.
                                                            Perdón.
                                                                   Y Gracias.

Miguel Oscar Menassa

NOTAS DE DIRECCIÓN

LA OTAN TIENE UNA RAZÓN

LA RAZÓN

Cada vez nuevas palabras marcan el ritmo de lo desconocido.
Cada vez nuevas palabras,
                                            nuevas combinaciones,
                                                         vidas sin imaginación,
me alejan de la muerte.
Palabras que no termino de colocar en el lugar correspondiente.
Palabras inauditas e inesperadas me hablan de lo desconocido
                                                     y sin embargo,
no temo escribirlas.
Todo me pasa cuando termino de escribir.
Siempre hay algo en lo que escribo que no me termina de gustar.
Siempre hay algo en lo que escribo doloroso para alguien.
Siempre alguna coma,
                                                   algún punto.
                                              Alguna detención en general,
me resultan innecesarios y sin embargo,
                                             estoy lleno de interrupciones.

Quiero decir,
                   según pensamientos de escritos anteriores,
                                                   lleno de heterosexualidad.
Y la verdad no sé para qué quiero tanta.
Se mezclan entre la pureza de las palabras,
                                        grises y arrogantes,
                                                        seguros de sí mismos,
los pequeños actos cotidianos:
Los planes increíbles a los cuales uno se tiene que someter
                                                  para comer todos los días.
Los maquiavélicos pensamientos con los cuales me reúno
                                                                      diariamente,
para poder darle un beso a una mujer.
Entre los furgones,
entre los carbones cotidianos y las diarias cenizas de la carne,
vagones incontenibles de mierda y los panes crujientes,
sobre la mesa.

Todo es universal.


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


La guerra también.
                              Y uno sin darse cuenta,
                                                       comiendo y bebiendo,
caminando tranquilamente por la ciudad de la mano de alguno
                                                                de sus hijos,
se va poniendo,
                      digo,
                                  sin darse cuenta, todo de un color.

Termina,
               insisto,
                      sin darse cuenta,
                            amando ciertas palabras,
                                         odiando ciertas palabras,
en fin,
                              combatiendo alocadamente.
                            Y yo,
no quiero combatir.
                 Estoy en contra de la guerra.
                                          Y sin embargo lo sé
 carezco de poder para «implantar la paz».
                                       La paz,
exactamente igual que la guerra,
                               algo que otorgan y quitan los poderosos.
Darse cuenta de la falta de poder para la paz,
de la falta de valentía para la guerra,
                                        también es doloroso

Si no puedes la paz,
                   si te asusta la guerra,
                                            te dejan,
-siempre en todos los casos-
                          fuera de la vida.
                                                Y tampoco,
quiero quedarme fuera de la vida.
                                      De pequeño aprendí,
que defenderse formaba en todos los casos parte de un plan,
que defenderse no era algo que le pasaba sólo a los miserables.
Morir en definitiva,
           en estos sistemas de vida que se vienen programando,
más que un deseo, es una orden.
                              En consecuencia,
las palabras pronunciadas nos indican que también nosotros
                                      estamos en guerra.

Uno contra el otro,
                                otro contra el uno.
                                       El poeta a veces, sabe lo que dice.
Y teniendo en cuenta que los cataclismos se producen,
tanto en las grandes guerras como en las guerras pequeñas,
propongo como nueva forma de vivir:

FERIA DEL LIBRO
DE MADRID

DEL 28 DE MAYO
AL 13 DE JUNIO

PARQUE DEL RETIRO

una guerra de las palabras contra la biología,
                             contra la física moderna.
Basta de llantos matinales.
                        Basta de amor,
                                    porque el amor es todo nuestro.

Es hora de zarpar,
                        el mundo nos espera.
Psicoanálisis y Poesía,
                      dos interesantes miradas sobre la vida de
                                                         [los hombres,
que como toda mirada,
única o doble,
(ya que el doble es consecuencia y máscara de la dialéctica                                                             de lo único)
son insuficientes.
                                        En ellas,
                         todo cierre es tan solo, una nueva metáfora.

Quiero decir,
                en ellas,
                                 todo es infinito en los contornos
                                             de un universo finito.
Dos miradas extraviadas en ser,
                           siempre una novedad
                                               y sin embargo,
hablar solamente,
               escribir solamente,
                                dos formas privilegiadas de lo único.

Por ahora,
             Psicoanálisis-Poesía,
                               dos grandes y corpulentos valles de                            lágrimas.

Por ahora,
                todo es dolor,
                                todo,
                                            crítica punzante.
                                                Por ahora, debemos decirlo,
nadie aprueba los exámenes.
                                      Psicoanalistas y Poetas,
                                                                    hay pocos.
He descubierto y aunque para mí tal vez ya sea demasiado   tarde,
                                                                               lo digo:
El mundo acontece fuera de mí.
                                            Y no es tan fácil como parece,
                                                                              se trata,
de un descubrimiento:
                                 el mundo no sólo acontece fuera de mí,
                                                                      sino también
fuera de los otros.
                                Quiero decir,
                                      que más allá de nuestros cuerpos,
que más allá de la longitud de la mirada
                              -campo perfecto de nuestro gran amor-
el mundo no existe.
                     El mundo más allá de nosotros,
                                   también es un deseo.

 

 


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


  y unas veces blanca y perfumada,
danzando entre cisnes también blancos y olorosos,
                                                       y otras veces,
ensangrentada y nocturna,
                                          fría y natural,
momificando su sonrisa siempre a una hora determinada,
                                  abre las ventanas de su corazón,
                          abre desaforadamente sus flujos marinos.
Ella en su casa también es poesía
                                           y entreabre su piel,
porque la piel también es un agujero
                                                 y en esas heridas,
                                               se petrifica el universo.
Cuevas y salientes por doquier,
deforman su cuerpo en el intento de abarcar,
                                                    todo lo que produce.
La marginalidad,
aparente espacio donde zozobra su poderío,
                                                     es también,
un espacio de su propio cuerpo,
      alejado de su poder y estrechamente ligado a su corazón,
ya que en esas márgenes que son todavía su cuerpo,
                                                                        viven,
y cantan sus canciones los marginales.
                                  Sus apasionados amantes secretos.
Viven como si fuera contra ella,
                     para soñarla y en los sueños,
                                  ella no deja de reinar.
Todo sueño es verdad.
                               Toda verdad es sueño.

LAS 2001 NOCHES

DIRECTOR:
Miguel Oscar Menassa.

SECRETARIA DE REDACCIÓN PARA EUROPA:
Carmen Salamanca Gallego.
PRINCESA, 17 - 3º Izda. 28008 MADRID (ESPAÑA).
Teléfono: 91 542 33 49 - Fax. 91 548 33 01

SECRETARIA DE REDACCIÓN PARA AMÉRICA:
Alejandra Madormo.
MAIPÚ, 459 - 1.er piso. 1006 BUENOS AIRES (ARGENTINA)
Teléfono y Fax: 43 28 06 14 / 07 10

LAS 2001 NOCHES DIGITAL:
www.grupocero.org
MADRID: grupocero@grupocero.org
BUENOS AIRES: grupocero@arnet.com.ar

PREMIO PABLO MENASSA DE LUCIA
1ª CONVOCATORIA
MODALIDADES: A) Poesía y b) Psicoanálisis
Fecha límite de entrega 31de Julio
c/Princesa, 17, 3ºizq. 28008 MADRID 
TEL.91 542 33 49

 

Y cuando el mundo se llenó de verdades y de sueños,
cuando ya era imposible sostener en un solo cuerpo
                                                              tantas direcciones,
                                                                                  ella,
inventora de lo inconcebible,
                                  parte su cuerpo en dos,
                                                           y olvida.
Y mientras lo olvidado no retorna,
                                           ella es dos.
                                                      En un solo ser,
una que hace lo que puede
                                      y la otra que hace lo que no puede.
Se trata de la misma historia,
                                 una mutilación y su doble.
Un mundo sin acción,
                        como decía,
                                   petrificado.
                                            Ya que uno no puede,
por carecer de todos.
                           Y dos,
                                es la posibilidad de la mirada de uno.
Y el tercero no existe,
porque el tercero es lo olvidado que retorna.
Y hasta aquí,
                como vemos,
                          y en la cúspide de su poderío,
                                     ella propone para el hombre:
ser uno,
          o bien,
                 su propia imagen,
                                      o peor aún,
cuando ella atardece
                  y los rumores del lago son propicios,
                                                                   ser,
en el inconcebible retomo de lo reprimido,
                                                         un recuerdo.
Un grito.
             Una caricia.
                      A veces un olor.
                                       Y tengamos cuidado,
porque cuando ella no sabe qué decir,
                                             inventa la muerte,
para reinar majestuosa también sobre el silencio.
                          Ella es una asesina y dice la verdad:
más allá de mi cuerpo,
                 o la reproducción de mi cuerpo,
                                                      o la muerte.
                                                              En mi cuerpo todo.

Miguel Oscar Menassa

EL SEXO DEL
 AMOR

Una novela de 
Miguel Oscar Menassa
¿Una novela de amor?¿ Una novela de sexo y drogas? ¿Una novela del deseo con pulsión? ¿Una novela sobre la sexualidad femenina? ¿Una novela que rompe moldes? ¿Un libro de texto? ¿Una teoría acerca de la escritura, la mujer, el sexo, el deseo, los celos, el dinero? Es esto algo más y algo menos...

EDITORIAL GRUPO CERO

MADRID TEL. 91 542 33 49 
BUENOS AIRES TEL. 43 28 06 14 /07 10 


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


EDGAR ALLAN POE


EL CUERVO

 Una vez, en una taciturna medianoche, mientras meditaba débil y fatigado,
sobre un curioso y extraño volumen de sabiduría antigua,
mientras cabeceaba, somnoliento, de repente algo sonó, como el rumor de alguien llamando suavemente a la puerta de mi habitación.

«Es alguien que viene a visitarme -murmuré y llama a la puerta de mi habitación.

Sólo eso, nada más.»

Ah, recuerdo claramente que era en el frío diciembre, y que cada brasa que moría forjaba en el suelo su espectro.

Ardientemente deseaba la aurora; raramente habría buscado extraer
de mis libros una distracción para mi tristeza, tristeza por mi Leonor perdida,
la rara y radiante joven a quien los ángeles llaman Leonor,
para quien, aquí, nunca más habrá nombre.

Y el incierto y triste crujir de la seda de cada cortinaje de púrpura
me estremecía, me llenaba de fantásticos temores nunca sentidos,
por lo que, a fin de calmar los latidos de mi corazón, me embelesaba repitiendo:

«Será un visitante que quiere entrar y llama a la puerta de mi habitación.

Algún visitante retrasado que quiere entrar y llama a la puerta de mi habitación.

Eso debe ser, y nada más.»

De repente, mi alma, se revistió de fuerza; y sin dudar más dije: «Señor, o señora, les pido en verdad perdón; pero lo cierto es que me adormecí y habéis llamado tan suavemente y tan débilmente habéis llamado a la puerta de mi habitación que no estaba realmente seguro de haberos oído. Abrí la puerta.

Oscuridad y nada más.

Mirando a través de la sombra, estuve mucho rato pensando preguntándome, temiendo dudando, soñando más sueños que ningún mortal se habría atrevido a soñar pero el silencio no se rompió y la quietud no hizo ninguna señal, y la única palabra allí hablada fue la palabra dicha en un susurro: «¡Leonor!»

Esto dije susurrando, y el eco respondió en un murmullo la palabra «¡Leonor!»

Simplemente esto y nada más.       

Al entrar de nuevo en mi habitación, toda mi alma abrasándose,
muy pronto, de nuevo, oí una llamada más fuerte que antes.

«Seguramente» -dije-, seguramente es alguien en la persiana de mi ventana.

Déjame ver, entonces, lo que es, y resolver este misterio; que mi corazón se calme un momento y averigüe este misterio.

¡Es el viento y nada más!»

Empujé el postigo, cuando, con una gran agitación y movimientos de alas irrumpió un majestuoso cuervo de los santos días de antaño.

No hizo ninguna reverencia; no se paró ni dudó un momento; pero, con una actitud de lord o de lady, trepó sobre la puerta de mi habitación, trepó en un busto de Palas, encima de la puerta de mi habitación.

Se posó y nada más.

 Entonces aquel pájaro de ébano, induciendo a sonreír mi triste ilusión a causa de la grave y severa solemnidad de su aspecto.

«Aunque tu cresta sea lisa y rasa -le dije-, tú no eres un cobarde.»

Un torvo espectral y antiguo cuervo, que errando llegas de la orilla de la noche.

Dime:   «¿Cuál es tu nombre señorial en la orilla plutoniana de la noche?»

El cuervo dijo: «Nunca más».

Me maravillé al escuchar aquella desgarbada ave expresarse tan claramente, aunque su respuesta tuviera poco sentido y poca oportunidad;  porque hay que reconocer que ningún humano viviente nunca se hubiera preciado de ver un pájaro encima de la puerta de su habitación.

Un pájaro u otra bestia encima del busto esculpido encima de la puerta de su habitación.

Con un nombre como «Nunca más».

Pero el cuervo, sentado en solitario en el plácido busto, sólo dijo aquellas palabras, como si con ellas desparramara su alma. No dijo entonces nada más, no movió entonces ni una sola pluma.

Hasta que yo murmuré: «Otros amigos han volado ya antes».

 En la madrugada me abandonará, como antes mis esperanzas han volado.

Entonces el pájaro dijo: «Nunca más».

 Estremecido por la calma, rota por una réplica tan bien dada,  dije: «Sin duda». Esto que ha dicho es todo su fondo y su bagaje, tomado de algún infeliz amo al que el Desastre cruel siguió rápido y siguió más rápido hasta que sus canciones formaron un refrán único.

Hasta que endechas de su Esperanza, llevaran la melancólica carga de «Nunca - nunca más».

Pero el cuervo, sentado en solitario en el plácido busto, sólo dijo aquellas palabras, como si con ellas desparramara su alma. No dijo entonces nada más, no movió entonces ni una
                                                          [sola pluma.
Hasta que yo murmuré: «Otros amigos han volado ya antes».

En la madrugada me abandonará, como antes mis
                                                    [esperanzas han volado.
Entonces el pájaro dijo: «Nunca más».

Estremecido por la calma, rota por una réplica tan bien dada,
dije: «Sin duda». Esto que ha dicho es todo su fondo su
                                                     [bagaje,
tomado de algún infeliz amo al que el Desastre cruel
siguió rápido y siguió más rápido hasta que sus canciones formaron un refrán único.
Hasta que endechas de su Esperanza, llevaran la melancólica                                                                              [carga
de «Nunca - nunca más».Pero el cuervo, seduciendo todavía                                                  [mi ilusión hacia la sonrisa,
me impulsó a empujar de súbito una silla de cojines delante                                   [del pájaro, del busto y la puerta;
entonces, sumergido en el terciopelo, empecé yo mismo a
                                                                    [encadenar
ilusión tras ilusión, pensando en lo que aquel siniestro pájaro                                                                     [de antaño,
en lo que aquel torvo, desgarbado, espantoso, descarnado y siniestro pájaro de antaño
quería decir al gemir «Nunca más».

Me senté, ocupado en averiguarlo, pero sin pronunciar una
                                                        [sílaba
frente al ave cuyos fieros ojos, ahora, quemaban lo más profundo de mi pecho;
esto y más conjeturaba, sentado con la cabeza reclinada
                                                                        [cómodamente.
Tendido en los cojines de terciopelo que reflejaban la luz de la
                                                                [lámpara.
Pero en cuyo terciopelo violeta, reflejando la luz de la lámpara, ella no se sentará ¡ah, nunca más!

Entonces, creo, el aire se volvió más denso, perfumado por un
                                                   [invisible incienso
Brindado por serafines cuyas pisadas sonaban en el
                                                                       [alfombrado.
«Miserable -grité-. Tu Dios te ha permitido, a través de estos ángeles te ha dado un descanso
Descanso y olvido de las memorias de Leonor.
Bebe, oh bebe este buen filtro, y olvida esa Leonor perdida.
El cuervo dijo «Nunca más».

«Profeta -dije-, ser maligno, pájaro o demonio, siempre
                                                                          [profeta,
si el tentador te ha enviado, o la tempestad te ha empujado
                                                            [hacia estas costas,
desolado, aunque intrépido, hacia esta desierta tierra
                                                                        [encantada,
hacia esta casa rondada por el Horror. Dime la verdad, te lo
                                                                             [imploro.
¿Hay, hay bálsamo en Galaad? ¡Dime, dime, te lo ruego!»
El cuervo dijo: «Nunca más».

«Profeta -dije-, ser maligno, pájaro o demonio, siempre
                                                                             [profeta,
por ese cielo que se cierne sobre nosotros, por ese Dios que ambos adoramos,
dile a esta pobre alma cargada de angustia, si en el lejano
                                                                         [Edén
podrá abrazar a una joven santificada a quien los ángeles
                                                                    [llaman Leonor,
abrazar a una preciosa y radiante doncella a quien los
                                                      [ángeles llaman Leonor».
El cuervo dijo: «Nunca más».

«Que esta palabra sea la señal de nuestra separación, pájaro
                                 [o demonio -grité incorporándome.
¡Vuelve a la tempestad y la ribera plutoniana de la noche!
No dejes ni una pluma negra como prenda de la mentira que
                                                                [ha dicho tu alma.
¡Deja intacta mi soledad! ¡Aparta tu busto de mi puerta!
¡Aparta tu pico de mi corazón, aleja tu forma de mi puerta!»
El cuervo dijo: «Nunca más».

Y el cuervo, sin revolotear, todavía posado, todavía posado,
en el pálido busto de Palas encima de la puerta de mi
                                                                        [habitación,
sus ojos tienen todo el parecido de un demonio que está
                                                                        [soñando,
y la luz de la lámpara que le cae encima, proyecta en el suelo
                                                                    [su sombra.
Y mi alma, de esta sombra que yace flotando en el suelo
no se levantará... ¡Nunca más!
Y mi alma fuera de aquella sombra.

Selección Amelia Díez Cuesta


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


SOCIOS DE HONOR EUROPA

Miguel Oscar Menassa (Madrid) 50.000 ptas.
Fernando Ámez Miña (Madrid) 40.000 ptas.
Lidia Andino (Madrid) 40.000 ptas.
Cristina Barandiarán (Madrid) 40.000 ptas.
José María Blasco (Barcelona) 40.000 ptas.
Stella Cino Nuñez (Madrid) 40.000 ptas.
María Chévez (Madrid) 40.000 ptas.
Bibiana Degli Esposti (Madrid) 40.000 ptas.
Claire Deloupy  (Madrid) 40.000 ptas.
Amelia Díez Cuesta (Madrid) 40.000 ptas.
Paola Duchên (Madrid) 40.000 ptas.
Carlos Fernández del Ganso (Madrid) 40.000 ptas.
Emilio A. González (Madrid) 40.000 ptas.
Jaime Icho Kozak (Madrid) 40.000 ptas.
Pilar Iglesias (Madrid) 40.000 ptas.
Fermín Lejarza (Bilbao) 40.000 ptas.
Joaquín Luzón (Ibiza) 40.000 ptas.
Miguel Martínez Fondón (Madrid) 40.000 ptas.
Concepción Osorio (Madrid) 40.000 ptas.
Montse Rovira (Ibiza) 40.000 ptas.
Carmen Salamanca Gallego (Madrid) 20.000 ptas.
Olga de Lucia (Madrid) 20.000 ptas.
Alberto Garreta (Barcelona) 15.000 ptas.
Cruz González (Madrid) 10.000 ptas.
Alejandra Menassa de Lucia (Madrid) 10.000 ptas.
Pilar Rojas (Madrid) 10.000 ptas.
Pablo J. García Muñoz (Madrid) 3.000 ptas.
Helena Trujillo (Málaga) 3.000 ptas.
Ana Mercedes Albizuri Chévez (Madrid) 2.000 ptas.
Javier Albizuri Chévez (Madrid) 2.000 ptas.
Ricardo Artíguez Iglesias (Madrid) 2.000 ptas.
Gloria Carrocera (Madrid) 2.000 ptas.
Gema Crespo (Madrid) 2.000 ptas.
Isabel Escudero (Madrid) 2.000 ptas.
Francisco García Palancar (Madrid) 2.000 ptas.
Ruy Henríquez (Madrid) 2.000 ptas.
Enrique Iglesias (Madrid) 2.000 ptas.
Hernán Kozak (Madrid) 2.000 ptas.
Ichka León Deloupy (Madrid) 2.000 ptas.
Cloe León Deloupy (Madrid) 2.000 ptas.
Fabián Menassa de Lucia (Madrid)

     2.000 ptas.

Manuel Menassa de Lucia (Madrid) 2.000 ptas.
Magdalena Salamanca (Madrid) 2.000 ptas.
Sergio Aparicio (Madrid) 1.000 ptas.
Pilar García Puerta (Madrid) 1.000 ptas.
Juan José Grande (Madrid) 1.000 ptas.
Clemence Loonis 1.000 ptas.
Luis Muñoz (El Mago) (Madrid) 1.000 ptas.
Esther Gallego Navarro (Madrid) 1.000 ptas.
Griselda Kozak Cino (Madrid) 1.000 ptas.
Eva Méndez (Madrid) 1.000 ptas.
Mercedes Millán Esteban (Madrid) 1.000 ptas.
Javier Romero Nouvilas (Benidorm) 1.000 ptas.
Daniel San Martín Duchên (Madrid 500 ptas.
Gabriel Henríquez Montes de Oca (Madrid) 500 ptas.
Socorro Montes de Oca (Madrid) 500 ptas.

SOCIOS DE HONOR AMÉRICA

Miguel Oscar Menassa  (Buenos Aires) 500 us.
Inés Barrio (Buenos Aires) 200 us.
Alejandra Madormo (Buenos Aires) 200 us.
Norma Menassa (Buenos Aires) 200 us.
Roberto Molero (Buenos Aires) 200 us.
Karina Pueyo (Buenos Aires) 200 us.
Lucía Serrano (Buenos Aires) 200 us.
Marcela Villavella (Buenos Aires) 200 us.
Jorge Dini (Buenos Aires) 100 us.
Angela Cascini (Buenos Aires) 50 us.
Roberto Rossi (Buenos Aires) 50 us.
Próspero Barrionuevo (Tucumán) 25 us.
Juana Koslo (Buenos Aires) 30 us.
Alejandro Baigorri (Buenos Aires) 20 us.
Liliana Capello (Buenos Aires) 20 us.
Ergoto de Bonaero (Buenos Aires) 20 us.
Norma De María (Buenos Aires) 20 us.
Jose Gonzalez (Buenos Aires) 20 us.
Rosalba Pelle (Buenos Aires) 20 us.
Ramón Albizuri Chévez (Buenos Aires) 10 us.
Dante Bustos (Azul Buenos Aires) 10 us.
Leonor Elvira Peralta (Buenos Aires) 10 us.
Luciano Passolini (Buenos Aires) 10 us.
Renata Passolini (Buenos Aires) 10 us.
Augusto Passolini (Buenos Aires) 10 us.
Lidia Vidale (Buenos Aires) 10 us.

LAS 2001 NOCHES

DIRECTOR:
Miguel Oscar Menassa.

SECRETARIA DE REDACCIÓN PARA EUROPA:
Carmen Salamanca Gallego.
PRINCESA, 17 - 3º Izda. 28008 MADRID (ESPAÑA).
Teléfono: 91 542 33 49 - Fax. 91 548 33 01

SECRETARIA DE REDACCIÓN PARA AMÉRICA:
Alejandra Madormo.
MAIPÚ, 459 - 1.er piso. 1006 BUENOS AIRES (ARGENTINA)
Teléfono y Fax: 43 28 06 14 / 07 10

LAS 2001 NOCHES DIGITAL:
www.grupocero.org
MADRID: grupocero@grupocero.org
BUENOS AIRES: grupocero@arnet.com.ar

95.000 EJEMPLARES

55.000 EUROPA • 40.000 AMÉRICA

¡¡¡SOMOS GENIALES!!!

Necesitamos

+HONOR

+HONOR

+HONOR

 

ADOLFO BIOY

CASARES


DE UN MUNDO A OTRO

(Fragmento)

V

La madre había muerto en 1994; desde entonces el padre seguía viviendo en la vieja casa de la calle Hortiguera al quinientos (en una casa donde funcionó una prestigiosa imprenta), a pocos pasos del Parque Chacabuco. Cuando Javier fue a despedirse lo encontró en el escritorio, jugando con un lápiz. Tenía buenos colores en la cara; su cabeza, que era grande, parecía desnuda porque estaba rapada. No usaba anteojos. En una jaula había un loro muy verde.

-Vengo a despedirme, padre. Me voy de viaje.

-¿Adónde? -preguntó el padre.

-¿Adónde? -replicó el loro.

-A ver si me ayudas -dijo el padre-. Se ocupa del campo: once letras.

-Agropecuario -contestó Javier.

-Gracias, estoy orgulloso de vos, hijo mío. Otra pregunta: curiosidad sexual. Nunca los hubo y siempre los hay. Doce letras. Concluye en A.

-Hermafrodita.

-¡Qué hijo tengo!

-Tengo -dijo el loro.

-No te alegres demasiado, padre. Me voy de viaje. Si me extrañás como yo te extraño cuando no te veo...

-¿Qué vas a hacer en Montevideo? Antes de irte podrías darme otra mano. Raro. Empieza con H. Once letras.

-No sé qué puede ser, padre: pero me voy, porque estás muy ocupado...

-Cuando empiezo unas palabras cruzadas, no las dejo a medio llenar.. en fin, cuando puedo. Me parece que ha de ser heterogéneo.

-Genio -dijo el loro.
Javier suspiró y dijo:

-Bueno, padre, me voy. Tengo que dejar aquí todo arreglado, porque la ausencia puede ser larga...
El padre se incorporó, lo abrazó y preguntó con voz trémula:

-¿Vas lejos? ¿Por mucho tiempo? ¡Piensa que sin tus visitas no sé qué será de mí!

-¿Qué le vamos a hacer? No creas que me voy muy contento. Hay que sobreponerse... Siempre te quedan las palabras cruzadas y el loro.

-No seas tan severo conmigo.

-No quiero serlo. Vine a despedirme. Trataré de que tengas noticias mías.

-Mías -dijo el loro.

-Sé que no bien te vayas -dijo el padre- me voy a arrepentir de no haberte, preguntado nada sobre tu viaje.

-Prometo -dijo Javier, mientras abrazaba a su padre- tenerte informado.

Cuando salió a la calle respiró profundamente. La visita a su padre lo había entristecido. Ya se sabe: la vida es implacable y cuando la vejez llega nos aísla, nos tapa los oídos, nos quita la luz de los ojos; por todo eso, por un tiempo, nos sumimos en la tristeza y, por último, lo que es mucho peor, caemos en la indiferencia. Sí, por un rato había sentido que su padre estaba fuera de alcance, pero, acaso afortunadamente, en el momento de la separación, o poco antes, dejó ver su tristeza y también su afecto.

Después de caminar unas cuadras encontró un teléfono público, pero no pudo comunicarse Con Margarita, porque el aparato estaba descompuesto.
Se internó en el Parque Chacabuco y un poco en broma lamentó que no fuera de noche, porque entonces habría más probabilidades de que lo asaltaran. Sí, un buen asalto, con el correspondiente maltrato, quizás le permitiera olvidar por un tiempo el malhadado viaje que al día siguiente a la mañana lo alejaría ¿para siempre? de Margarita.

Al anochecer cansadísimo, llegó a la Plaza Irlanda. Comentó consigo que las plazas de Buenos Aires eran hermosas y también la circunstancia extraña, pero desprovista de interés, de que las dos personas a quienes quería abrazar antes de partir vivían cerca de plazas: su padre y Castro, el amigo de toda la vida. Se dijo: estoy pensando en estas necedades, para olvidar lo que me espera. Dobló por la calle Neuquén y a pocos pasos encontró la casa de su amigo. Era diminuta, de techo rojo y en punta, como los de algunos campanarios, y precedida por un jardín exiguo, muy mal cuidado. Castro lo recibió afectuosamente. Muy pronto Javier, que no tenía secretos para él, le anunció el viaje y le explicó la situación con Margarita. El amigo le dijo:

-Yo seré un tipo raro, pero sistemáticamente me opongo a que los otros me obliguen a hacer algo que no quiero. ¿Por qué aceptaste participar en ese viaje espantoso? Nada más que para no separarte de Margarita y ahora, que ella no va ¿por qué inexplicable razón arriesgas la vida? Te digo con la mano en el corazón: lo más probable es que no llegues a ninguna parte y que te pierdas en el espacio. Pero si llegaras a otro mundo, lo que me parece improbable ¿has pensado en lo que allá vas a encontrar? A lo mejor seres rarísimos, que los atacarán a ustedes y los matarán.

Javier se había cuidado muy bien de explicar que por toda tripulación irían él y un astronauta encargado de la conducción de la nave.


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


A PROPÓSITO DE UN OLOR

 En la noche del jueves el profesor Roberto Ravenna suspiró varias veces, pero a la una de la madrugada lanzó un quejido. Después de leer el último trabajo había encontrado, en la maraña de su mesa, una pila con otros diez.

Hombre de humor excitable, necesitaba, para reponer el desgas­te cotidiano, largas noches de sueño; todas las de aquella semana, por diversos motivos, fueron demasiado cortas. Estaba cansadísimo. La lectura de las monografías reavivó, como siempre, su rencor por los estudiantes. «No es para menos» decía. «Están los que no saben nada y está el que sabe algo pero redacta de un modo que da ganas de corregirlo a patadas».

A las tres y media había concluido. Tambaleando llegó al borde de la cama, donde se desplomó, sin quitarse la ropa. Destemplados golpes en la puerta lo despertaron. Tras un momento de perplejidad, comprendió que para acallarlos no le quedaba otro remedio que levantarse e ir hasta la puerta.

-¿Quién es? -preguntó.

-Abra.

-¿Quién es?

-Abra, abra. Soy Venancio. Venancio, el payaso.

«El 6.º B» recapacitó Ravenna. En la casa, todo el mundo se conocía por el número del piso y la letra del departamento. Doña Clotilde, la portera así los llamaba y ellos, bajo ascendencia, adoptaron la modalidad. Sin abrir preguntó:

-¿Qué le sucede?

-Pero ¿cómo «Qué me sucede» doctor Ravenna? Lo mismo que a usted y al resto del edificio. ¿No siente el olor?

«Con tal que no haya un incendio» pensó Ravenna, que vivía en el 7.º A, el único departamento del último piso y ya se imaginaba corriendo escaleras abajo, sofocado por el humo. Resignadamente entreabrió y en el acto debió apelar a toda su fuerza para rechazar los embates del 6.º B que, empleando el hombro como palanca, intentaba abrirse paso. A tiempo manoteó el picaporte, con la otra mano se afirmó en el marco de la puerta y pudo recuperar, a golpes de pecho, los centímetros de su departamento que el payaso había invadido. Jadeante, pero con la satisfacción de la victoria, exclamó:

-No le permito.

-Le juro, no soporto más el olor. Tengo que averiguar de donde viene.

-No huelo nada, y en casa no hay ningún incendio, le aclaro. -¿De qué incendio me habla?

Al oír esto Ravenna se tranquilizó. Ya no tuvo más preocupación que la de volver a la cama. En tono casi amistoso dijo:

-Entonces usted se va y me deja dormir. Yo me caigo de sueño.

-Sin ánimo de ofender, doctor ¿me cree estúpido? La pregunta lo sorprendió por venir de un hombre tan extremadamente cortés que en los encuentros en el ascensor podía volverse engorroso. Ravenna replicó:

-Y usted ¿qué me está sugiriendo?

-Según informaciones de buena fuente, el doctor da clases en la Facultad de Veterinaria. Para ser exacto, en la Clínica de Animales Pequeños.

-Exacto.

-¿No habrá traido algún animalito, llámelo perro o gato, en completo estado de putrefacción? -Está mal de la cabeza.

-¿Pretende que el olor no viene de ninguna parte?

-Le repito: no siento el más mínimo olor.

-Porque se acostumbró. Cuando uno tiene la osamenta en casa, prontito se acostumbra al mal olor. Usted trabaja, no lo discuto, en experimentos útiles para el género humano. Permítame que entre y dé una ojeada. Le prometo, doctor Ravenna: si pensé lo que no es, no vuelvo a molestarle.

-Estaría bueno que yo deje entrar en n-ú casa al primer loco que alega un olor imaginario.

El 6.º B contestó:

-No diga «imaginario», cuando no aguanto ese inmundo olor en las narices. Si no descubro de dónde viene me vuelvo loco.

-¿Por qué no prueba con la señora Octavia, del 6.º A?

-¿Le parece? Una señora tan altanera, señorona es la palabra, que impone respeto. Créame doctor: yo no me atrevo.

-Atrévase. A lo mejor tiene suerte.

Cerró con llave y colocó la tranca. Miro el reloj. «Qué desastre» dijo. Eran las cuatro y cinco de la madrugada. Esa noche había dormido un cuarto de hora. Aunque sentía dolorosamente el peso del sueño, la curiosidad prevaleció: tratando de no hacer ruido volvió a abrir, salió al rellano en puntas de pie, bajó por la escalera hasta promediar la curva y, parapetado en la baranda, observó cómo el 6.º B golpeaba la puerta del 6.º A, primero con timidez, luego frenéticamente. Al rato, la señora asomó la cabeza con lo que parecía una corona de espinas; eran ruleros. El 6.º B se apresuró a explicar:

-Es por el olor, señora. El olor que viene de acá, de su departamento.

La señora lo apartó de un empujón, o puñetazo, en el pecho y, antes de cerrar, exclamó:

-Cómo se le ocurre.

En puntas de pie Ravenna subió los peldaños que había bajado, entró en su departamento, cerró la puerta y se tiró en la cama, con una sensación de alivio parecida a la dicha. En algún momento soñó con los hechos que un rato antes habían ocurrido. Cuando oyó de nuevo los golpes, astutamente se dijo que podía no hacer caso, porque sólo eran parte de un sueño; entonces la violencia de los golpes lo despertó. Se dijo:

-Tengo que parar a ese animal antes de que me rompa la puerta.

Salió de la cama, corrió y, al abrir, recibió un puñetazo en la nariz. Mientras la palpaba, para cerciorarse de que no estaba sangrando, el 6.º B se excusó:

-No quise pegarle, doctor. Golpeaba para que me abriera y usted apareció tan de golpe...

-Lo que usted realmente quiere es que yo no duerma.

-No, no señor. En ese punto se equivoca. Yo quiero entrar para retirar el animal muerto.

-¿Qué animal muerto? -preguntó Ravenna, que a pesar, o tal vez a causa, de la trompada seguía medio dormido.

-El que despide el olor. No puedo vivir un minuto más con este olor tan espantoso.

-No lo dejo entrar. Bajo ningún concepto.

-No me fuerce, doctor Ravenna, que sin la menor intención ya lo he golpeado una vez. Retiramos el bichito en mal estado o yo no respondo.

El forcejeo entre el que pretendía entrar y el que procuraba impedirlo progresó con violentísima prontitud. Los contendientes cayeron. Cada uno, varias veces tuvo al otro de espaldas contra el piso.

En una de esas oportunidades Ravenna se golpeó la nuca y por instantes quedó anonadado. Sin demora el 6.º B se incorporó. Tras cumplir una veloz recorrida por el departamento, reapareció cuando Ravenna se despabilaba.

-Tenía razón -dijo el 6.º B, muy triste- No encontré el cadáver, doctor Ravenna, no encontré el cadáver

-Lo que es yo, voy a encontrar mi revólver marca Eibar para pegarle un balazo.

-Si usted supiera lo que estoy pasando, no hablaría así. Nadie puede vivir con semejante olor en las fosas nasales. Le juro: o me lo saco de encima o salto por la ventana.

Mientras Ravenna empujaba afuera al intruso, le decía:

-Ahora quiere que le tenga lástima. Usted se va antes que lo agarre a patadas.

Cerró la puerta, se tiró en la cama y cuando la campanilla del teléfono lo despertó, vio en el reloj de la mesa de luz que eran las ocho y media. No se enojó, porque lo llamaba el doctor Garay, un amigo de toda la vida. Aunque siguieron carreras distintas (Garay era psiquiatra), nunca dejaron de verse. Garay le propuso:

-Hoy a las siete y media te paso a buscar. Dormimos en el recreo de siempre y mañana y pasado pescamos el santo día. ¿De acuerdo?

-De acuerdo. Me vendrá bien un poco de calma después de lo ocurrido.

Refirió los episodios de la noche y describió cómicamente el frenesí del 6.º B por el supuesto olor. Preguntó Garay:

-¿Cómo se llama el 6.º B?

-Venancio. Creo que Venancio Aldano.

-Por lo que me contaste y para evitar males mayores, lo mejor es que lo mande a buscar.

-¿Que lo mandes a buscar?

-Con una ambulancia, para que me lo traigan al Borda. Quedate tranquilo; yo me ocupo de él.

En todo hombre sobrevive un chico. En los años del Nacional, Garay y Ravenna, más de una vez, habían organizado bromas que se hicieron famosas. Aquella mañana, cada cual junto a su teléfono, echaron a reír, sintiéndose superiores a todo el mundo, por las ocurrencias que tenían.

La entrevista en la Facultad con los estudiantes fue desagradable. Al oír las notas se disgustaron. Por su parte Ravenna sentía compasión y furia. Se dijo: «Lo peor es que no saben que no saben».

Almorzó en un restorancito del barrio y sin demora volvió a la casa: el cuerpo le pedía una siesta. Cuando iba a tomar el ascensor, la portera se interpuso para anunciarle:

http://www.las2001noches.com

Madrid: grupocero@grupocero.org

Buenos Aires: grupocero@arnet.com.ar


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


Al 6.º B se lo llevaron al Borda. Alguien habrá pasado la denuncia. ¿No oyó el alboroto que metió anoche? Para que un hombre como él se porte así, tiene que estar loco.

-Dos veces me despertó. Se da cuenta: a mitad de la noche quería entrar en casa.

-Un desubicado.

-Un demente. ¿Sabe por qué pretendía entrar? Según él, yo tenía un animal muerto.

-Una locura.

-Le cuento otra. Porfiaba que había un olor asqueroso. ¿Usted lo olió?

-Yo no.

-Yo tampoco.

-Más que locura, calumnia. ¿Cómo puede haber mal olor en esta casa donde una se desloma para tener todo limpio?

Femanda, la del 5.º B, entró de la calle, con los trillizos y los gemelos. Era joven, rubia y divorciada. Dio las buenas tardes a Clotilde y partió hacia arriba en el ascensor. «Qué poca suerte» pensó Ravenna. «No existo para la mujer que me gusta».

-La gente es muy rara -comentó doña Clotilde-. El mismo Venancio, que a usted le estropeó la noche, a la hora del chocolate divirtió a los chicos y grandes en el cumpleaños de los gemelos. -No me diga que también se desmandó en casa de la señora Femanda -preguntó Ravenna, que apenas escuchaba y estaba dispuesto a indignarse.

-Ni soñarlo. Para su gobierno le aclaro que Venancio es buena persona. Un pan de Dios que trabaja de payaso en fiestas infantiles.

Finalmente pudo Ravenna tomar el ascensor. Al promediar el 6.º piso notó que había un olor nauseabundo. En el 7.º revisó el lavadero. No encontró nada. A toda velocidad entró en su departamento, corrió al baño, se empapó la cara con una loción para después de afeitarse. Reflexionó: «En otro tiempo tenía siempre a mano agua de Colonia. Una buena costumbre que hemos perdido». Se dijo que el perfume de la loción no valía nada; en todo caso, pare­cía impregnado del horrible olor que había en la parte alta del edificio. Mientras tuviera ese olor en la nariz no le sería posible llevar una vida normal. «Con cuánta razón el 6.º B pensaba que en uno de estos departamentos tiene que estar la causa del olor» recapacitó. «Mi nariz no me engaña: hay por acá un animal muerto o el cadáver de un ser humano. ¿Un crimen? Tal vez porque sospechaba eso porfiaba tanto el 6.º B. No; simplemente porfiaba porque no aguantaba el olor. Yo tampoco lo aguanto.» Estas consideraciones provocaron en el profesor Ravenna, que en el fondo era buena persona, alguna simpatía, no libre de remordimiento, hacia el 6.º B. Llamó al Borda y pidió a Garay: -Por favor te pido que lo sueltes. He descubierto que no está loco. En esta casa hay un olor inmundo. Yo mismo lo huelo.

Garay respondió:

-Me sacás un peso de encima. Aquí no se quejó nunca de mal olon No creo que sea menos cuerdo que nosotros.

Arrebatado por un impulso incontenible corrió a golpear la puerta del 6.º A. La señora Octavia, reluciente en su escultural vestido de raso negro, apareció muy pronto. Sin perder el aplomo, Ravenna dijo:

-¿Puedo entrar?

 Tal vez porque no había pasado bastante tiempo desde el episo­dio con el 6.º B, la señora replicó: -Cómo se le ocurre.

-Pero soy el 7.º A, su vecino.

 Hablando con marcado movimiento de labios, preguntó la señora:

 -¿Podría explicarme qué derecho eso le confiere? -le dio la espalda, miró hacia arriba, exclamó-: Ni que fuera mi amante.

Como si a influjo de esas palabras entrara en funcionamiento en su cabeza el mecanismo de una máquina tragamonedas a punto de soltar el premio, Ravenna reflexionó y llegó a una conclusión. Dijo:

-Con todo respeto, es lo que más deseo en el mundo.

 -No calla lo que siente y es fino -comentó la señora-. Una actitud que me gusta.

 Ravenna vio que los labios de la señora Octavia temblaban, se mojaban.

 -Permítame- dijo.

La besó, la abrazó, empezó a desvestirla.

La señora observó:

 -Mejor cerrar la puerta -y mientras repetía, gimiendo- No tan pronto, no tan pronto

-lo llevó a la cama.

Tardó poco Ravenna en levantarse y revisar la casa. Como no encontró ningún animal muerto, tiró un beso a la señora y salió a continuar la investigación. Precipitadamente bajó por la escalera al 5.º piso y golpeó a la puerta marcada con la letra A. Vivía ahí el doctor Hipólito Reiner, especialista en nariz, garganta y oído. « En estas circunstancias, muy adecuado» pensó Ravenna, un poco en broma. Se abrió la puerta.

 -¿Qué lo trae por aquí, doctor?

 -preguntó Reiner. No era joven, estaba despeinado, tenía la mirada vaga, parecía débil.

Ravenna miró como si fuera a contestar, pero calló, por encontrarse de repente desprovisto de la razón que lo llevó a llamar a la puerta. En efecto, con incredulidad, con júbilo, advirtió que el olor había desaparecido. Dijo lo primero que se le ocurrió:

-Quería avisarle que no es imposible que aparezca algún veci­no y le pida permiso para entrar en su departamento, a causa de un olor nauseabundo.

 Reiner declaró que no entendía. Con escasos cambios repitió

Ravenna lo que había dicho, manteniendo por cierto la referencia al olor nauseabundo.

-¿Qué insinúa? -preguntó Reiner, sofocado por la indigna­ción- ¿Que tengo mi departamento sucio?

La dificultad de explicar verosíniilmente los hechos, de antemano cansó a Ravenna y muy pronto lo exasperó. Dijo: -No insinúo nada, pero como estoy un poco harto me voy. Todavía subía hacia el 7.º piso cuando vio, a través de la puerta enrejada del ascensor, a la señora Octavia, que bajaba. Tras vacilar un momento, salió del ascensor y procuró seguir por la escalera a la señora. Esta había desaparecido. «Tiempo de llegar abajo no tuvo» pensó. «Entró en el 5.º A o en el 5.º B.» Dominado por la curiosidad, esperó en un recodo. No bien oía el funcionamiento del ascensor, o pasos en alguna parte, bajaba o subía un tramo, para que no lo sorprendieran espiando. Sus movimientos le recordaban las ¡das y venidas de una fiera enjaulada.

Por último Octavia salió del 5.º A; al verlo, exclamó:

-Si todavía te sigue la molestia nasal, el doctor Reiner es tu salvación. Te confieso: cuando apareciste en casa, creí que todo era un pretexto. Al rato no más empecé a oler. Qué castigo.

-¿Todavía te molesta?

-Me curó el doctor Reiner. Un brujo. Tendrías que verlo. -Yo estoy sano. Me sané al contagiarte. -Fuiste malísimo, pero ahora no importa, porque el doctor Reiner me curó. Es un brujo. No me dió ningún remedio. Yo creía todo el tiempo que estaba auscultándome con sus cornetines de metal. Me miró la nariz por dentro y me examinó la boca en sus últimos detalles.

-¿Para qué?

-El lo sabrá, porque es un brujo. Bastó una visita para que me sanara.

Ravenna dijo:

-Bueno, me voy.

Subió a su departamento. Pensó que debía arreglar los papeles de la Facultad, antes que se le extraviaran en el desorden de la mesa. «No puedo mantener los ojos abiertos» murmuró. Se dejó caer en la silla, miró la ventana, el azul del cielo, y cuando hizo el ademán de recoger los papeles quedó profundamente dormido.

Despertó renovado. Se arrimó a la ventana y más allá de infini­dad de casas desparejas vio una portentosa puesta de sol. Como quien saca una conclusión, pensó que si la tuviera a mano a Femanda, la del 5.º B, la de los trillizos y los gemelos, la convencería. Seguro de que había llegado la hora de actuar, corrió escaleras abajo. Se encontró con Femanda -lo que interpretó como un buen augurio- que salía del 5.º A -un augurio menos auspicioso.

Sin darle tiempo a reaccionar, Femanda dijo:

-Qué suerte encontrarlo.

 «Por primera vez me habla» pensó Ravenna. Contestó: -Para mi también es una suerte. -Quiero que me felicite. Me caso con Hipólito. El doctor Reiner, usted sabe. Es para morirse de risa. Llegó fuera de sí, desesperado por el mal olor, y a los pocos minutos nos queríamos con locura.

 Sintió un cansancio muy grande. Procuró sobreponerse, para intentar una última defensa, y argumentó: -Ese olor es contagioso.

-¡A quién se lo dice! Parece evidente que yo traje el morbo a la casa. Ahora he de estar inmunizado.

 Interrumpió este diálogo la llegada del ascensor, con doña Clotilde, que anunció:

 -Doctor Ravenna: el doctor Garay lo espera abajo.

-Me había olvidado -exclamó con desconsuelo.

 Se despidió, se cuadró y partió a enfrentar su largo fin de semana.

TEMOR DE LA CÓLERA

En una de susu guerra. Allí a un hombre y se arrodilló sobre su pecho para decapitarlo. El hombre le escupió en la cara. Allí se incorporó y lo dejó. Cuando le preguntaron por qué habia hecho eso, respondió:

-Me escupió en la cara y temí matarlo estando yo ennojado. Sólo quiero matar a mis enemigos estando en estado puro.

EL CASTILLO

Allí llegó a un inmenso castillo, en cuyo frontispicio estaba grabado:" A nadie pertenezco, y a todos; antes de entrar, ya estabas aquí: quedarás aquí cuando salgas".

LA DISCÍCULA

La hermosa Hsi Shih frunció el entrecejo. Una aldeana feísima que la vió, quedó maravillada. Anhelo imatarla; asiduamente se puso de mal humor y frunció el entrecejo. Luego pisó la calle. Los ricos se encerraron bajo llave y rehusaron a salir; los pobres cargaron con sus hijos y sus mujeres y emigraron a otros países.


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


LOS OJOS CULPABLES

Cuentan que un hombre compró a una muchacha por cuatro mil denarios. Un día la miró y se echó a llorar. La muchacha le preguntó por qué lloraba; él respondió:

-Tienes tan bellos ojos que me olvido de adorar a Dios. Cuando quedó sola. la muchacha se arrancó los ojos. Al verla en ese estado el hombre se afligió y le dijo:

-¿Por qué te has maltratado así? Has disminuido tu valor. Ella respondió:

-No quiero que haya nada. en mí que te aparte de adorar a Dios.

A la noche, el hombre oyó en sueños una voz que le decía: «La muchacha disminuyó su valor para ti. pero lo aumentó para nosotros y te la hemos tomado». Al despertar. encontró cuatro mil denarios bajo la almohada. La muchacha estaba muerta.

LA  ADVERTENCIA

En las Islas Canarias se levantaba una enorme estatua de bronce. de un caballero que señalaba. con su espada. el Oeste. En el pedestal estaba escrito «Volveos. A mis espaldas no hay nada».

Selección Karina Pueyo

   

 PSICOANALIZARSE TAMBIÉN

ES UN ACTO POÉTICO

 ANOREXIA y DEPRESIÓN

Las enfermedades del siglo XXI 

SE CURAN Y PREVIENEN
CON PSICOANÁL
ISIS

NO PIERDA MÁS TIEMPO, CONSÚLTENOS

ENTREVISTA DIAGNÓSTICA

MADRID:

Miguel Oscar Menassa: 
91 542 33 49 

Amelia Díez Cuesta: 91 402 61 93

 Jaime Icho Kozak: 91 447 02 84

Cristina Barandiarán: 91 308 68 36

María Chévez: 91 541 75 13

Bibiana Degli Esposti: 91 547 51 31

Pilar Iglesias: 91 559 29 05

Paola Duchën: 91 542 67 11

Concepción Osorio: 91 559 31 70

Fernando Ámez: 91 542 64 20 

Alcalá: 

Stella Cino Núñez: 91 880 80 01

Carlos Fernández del Ganso:
 91 883 02 13 

Arganda:

 Lidia Andino: 91 871 52 48

Getafe:

 Miguel Martínez Fondón: 
91 682 18 95 

Rivas:

 Emilio A. González: 91 30 I 18 44

BUENOS AIRES: 

Miguel Oscar Menassa: 
328 06 14 I 0710 

Norma Menassa: 322 64 00 

Roberto Molero: 805 59 49 

Lucía Serrano: 371 80 13

Alejandra Madormo: 170 42 43

Vicente López: 

Inés Barrio y Marcela Villavella: 
795 54 02

CÉSAR FERNÁNDEZ MORENO


CONTRA EL TIEMPO

 El tiempo me desgarra por sus dos puntas 
no acabaré de tragar esta espina 
durante la noche consigo desconcertarlo a sueños 
pero cada mañana 
pletórica de tiempo 
viene y sorprende a mi cuerpo
como un intruso entre mis propias sábanas.

Basta tiempo no quiero seguir
qué me has visto para acariciarme así 
podrías prescindir de mi fatiga
deshuesarme de vos dejarme vivir como un ángulo 
y volver a tu manantial infinito 
de todas maneras allá me tendrás.
 

NO DEBERIAS
DEJARME

 No deberías dejarme solo
tropezando en los primeros tramos de la noche

si ayudaste a la tarde a cambiar sus colores
si favoreciste los últimos movimientos del sol
y ponías en marcha el viento donde viene la sombra
entonces qué te costaba dar unos pasos más unos grillos más
simplemente permanecer a mano
acompañarme hasta ese borde cortado a pico donde la noche
se perfecciona en sueño
entonces sí dejarme caer en ese abismo
donde a veces te veo cruzar como luciérnaga dudosa

derribado es más fácil estar solo 
dejarte y acostarme 
es casi lo mismo que yacer a tu lado 
entonces permanezco suspendido en el centro de la noche
y tú en el centro de mí 
manando silenciosamente 
hasta que todo es nada.

YO QUERIA BESARTE

 Estábamos en una de las habitaciones favoritas de mi infancia 
ésa de piso embaldosado 
y ventanas profundamente excavadas en el muro 
ésa con puerta de dos hojas
que abre de golpe sobre el enorme jazminero

yo quería besarte
planeaba el camino mejor hasta tus labios
pero había comprendido ya que era imposible 
cuando te vi de pronto muy cerca de mí 
apoyados los hombros contra la pared

entonces dije no sé qué frase 
y antes de terminarla ya estaba sobre 
tu boca tú permaneciste quieta
sólo tus dientes resistían en semicírculo

pero mientras mi beso premioso se cumplía 
tus ojos lloraban grandes lágrimas silenciosas 
que invadían lentamente tus pómulos tus mejillas 
iluminaban tu cara con cambiantes reflejos plateados 
y se acercaban serpenteando a la linde de nuestros labios

el sueño continuaba después
con otras alternativas sin importancia.

 


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


CUANDO EL AIRE

Cuando el aire me tiene 
remoto en tu piel 
desde mi propio centro 
avanzas sobre mí

y si el aire me artoja 
orillas de tu piel también desde tu centro 
avanzas sobre mí

así vas rodeándome 
a medida que el tiempo 
se desliza cual sierpe 
entre tu cuerpo y yo

cuando el aire por fin 
me devuelve a la ausencia 
nada te queda por conquistar 
soy una distancia neutralizada

yo no puedo vivir
como una playa barrida por dos mares opuestos
como una fruta mordida por fuera y por dentro.

 

LA CIUDAD

 Dans les rues de la ville
il y a mon amour

René Char

La ciudad es un círculo
y nosotros en él dos puntos al azar
es un laberinto
nunca sé cuánto nos separa ocho barrios furiosos un parque compacto un cristal empañado
todos los rumbos son capaces de alejamos

cuanto te quiero sin apuro la ciudad es el ámbito preciso adecuado se mueve segura y sin trabas todo adquiere una especial cohesión escorzánse las avenidas hacia el río los colores se funden graciosamente el trolebús lanza su grito excitante cada cintura es un poco la tuya eres la fuerza de la nafta el tono para discar el conmutador del mundo

cuanto te quiero más la ciudad se despuebla se enfría es una capital abandonada yo camino agachado entre ráfagas de arena todo está silencioso cada persona es tu fantasma

ESTAS TAN CERCA

  Pero cómo te voy a querer si estás tan cerca que sólo veo una mancha de luz y cada copo de aire ya me lo estás respirando

no es preciso que me digas recuerda
yo recordaré sin ayuda esa cara al cielo cruzada en diagonal
                  por un rizo como relámpago de sombra

en tu ausencia el tiempo es culpable
el mundo es una piedra los hechos vacilan en suceder
pero sólo tu ausencia me deja recordar esa cara cruzada                                                       [por un rizo
como la cicatriz de un largo beso nocturno.

 Selección Norma Menassa

   

 

AFORISMOS

LA ROCHE FOUCAULD

-La duración de nuestras pasiones no depende más de nosotros que la duración de nuestra vida.

-Esas grandes y magníficas acciones que deslumbran los ojos nos las representan los políticos como la consecuencia de grandes proyectos, cuando son de ordinario efectos del humor y de las pasiones.  Así la guerra de Antonio y de Augusto, que refieren a la ambición que tenían ambos de ser dueños del mundo, no tuvo quizás otro motivo que los celos.

-Las pasiones son los únicos oradores que persuaden siempre.  Son como un arte de la naturaleza, de reglas infalibles.  El hombre más simple movido por la pasión, convence mejor que el más elocuente sin ella.

-Las pasiones llevan consigo una injusticia y un interés pro­pios, que hace sea peligroso el seguirlas, y se deba desconfiar de ellas aún en los momentos en que más razonables parecen.

-En el corazón humano hay una gestación perpetua de pasiones, de suerte que la ruina de una coincide casi siempre con el establecimiento de otra.

-Las pasiones engendran a menudo otras que les son contrarias.  La avaricia produce a veces la prodigalidad, y la prodigalidad la avaricia.  Se es con frecuencia firme por flaqueza y osado por timidez.

-Si resistimos las pasiones es más por su debilidad que por nuestra fortaleza.

-La salud del alma no está más segura que la del cuerpo, y aun­que uno se crea a cubierto de las pasiones, no estamos menos en peligro de dejarnos arrastrar por ellas que de caer enfermos cuando estamos sanos.

-Es engañarse creer que sólo las pasiones violentas, como la ambición y el amor, son capaces de arrollar a las demás.  La pereza, tan lánguida como parece, no deja por ello de ser a veces la dominadora.  Socava los designios todos y todas las acciones de la vida, destruye y consume insensiblemente las pasiones y las virtudes.

-De todas las pasiones, la más desconocida de nosotros mismos es la pereza; pero es la más ardiente y maligna de todas, aunque su violencia sea insensible y los perjuicios que ocasiona permanezcan muy ocultos.  Si consideramos atentamente su poder veremos cómo se hace dueña en todas las circunstancias de nues­tros sentimientos, nuestros intereses y nuestros placeres; es Iz rémora, con fuerza suficiente para detener las más grandes naves esta bonanza es más peligrosa a los negocios importantes que los escollos y las mayores tempestades.  El reposo de la pereza es ur encanto secreto del alma que suspende momentáneamente las más ardientes diligencias y las resoluciones más tenaces.  En suma. para dar la idea verdadera de esta pasión: la pereza es como una beatitud del alma, que la consuela de todas sus pérdidas y suple todos los bienes.

-La ausencia disminuye las pasiones mediocres y acrecienta las grandes, como el viento apaga las candelas y atiza las hogueras.

-Las almas grandes no son las que poseen menos pasiones y mayores virtudes que los espíritus vulgares, sino aquellas que alientan designios más grandes.

-Nunca se desea ardientemente lo que sólo se desea por razón. -Si no tuviéramos orgullo no nos quejaríamos del ajeno. -El orgullo es igual en todos los hombres; se diferencia sólo en los medios y en la manera de ponerlo en práctica. -Parece como si la naturaleza, que tan sabiamente ha dispues­to los órganos de nuestro cuerpo para hacemos dichosos, nos hubiese dado también el orgullo para evitarnos el dolor de conocer muestras imperfecciones.

-El orgullo se resarce siempre, y hasta cuando renuncia a la vanidad nada pierde.

-No se elogia, en general, sino para ser elogiado.

-Hay reproches que ensalzan y alabanzas que vituperan.

-Rechazar un elogio es deseo de ser elogiado dos veces.


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


LA POESÍA NOS CUNDE

 

DES-NUDOS

AUTORA:
Amelia Diez Cuesta
PTS. 1.000;10 US

El cuerpo de la poesía se abre para todo aquel que no tema mirarse en el espejo oscuro de las palabras, donde el silencio es palabra plena, estallido.
Des-nudos es un poemario que produce un silencio donde puedes habitar siempre que quieras abismarte en el acto de leer.


ARTIFICIOS

AUTOR:
Jaime Icho Kozak
PTS. 1.000;10 US

Una copa antecediendo como portada a los artificios que veremos desplegarse a salvas a lo largo del libro, componiéndolo en cinco apartados que tendrán cada uno un tiempo y una manera de decir alguna cosa diferente.
Vuelo de la locura desvaneciéndose, desbaratado, porque el molino de palabras tomará su ordenación, sus forma, la de un poema dibujando la página.


CONTANDO PIEDRAS

AUTOR:
Carlos Fernández del Ganso
PTS. 1.000;10 US

La inspiración, la musa universal y eterna, ese lugar a contar estrellas es posible porque antes, humilde, empecinadamente, el poeta usó una y otra vez palabras,  contó una y otra vez, piedras.


ENTRE PALABRAS

AUTORA:
Carmen Salamanca
PTS. 1.000;10 US

Carmen Salamanca, poeta, ha sentado sus nuevas leyes con hallazgos finamente escogidos y cuidadosamente preservados. Una vez más pleclara, préstina, pausada, la verdad poética nos invita a recorrerla para enriquecernos mutuamente.

 


PRIMERA INQUIETUD

AUTORA:
Alejandra Menassa
PTS. 1.000;10 US

Poesía inquieta e inevitable, por     escrita, joven y aguda, donde la mujer es protagonista por tratarse de una joven poeta y porque cada mujer habita en sus poemas. También habitan en ellos la injusticia, las revoluciones, la ciudad, la medicina y lo cotidiano.


 

 

TALLERES DE POESÍA I

AUTORA:
Varios autores
PTS. 1.000;10 US

Este libro, que reúne a 46 poetas de todas las edades y de varias nacionalidades, es producto del trabajo de cada uno de los integrantes de los talleres de poesía que tienen lugar en la Escuela de Psicoanálisis y Poesía Grupo cero.
Talleres donde la Poesía es considerada un verdadero trabajo inconsciente, puesta en acto de un temporalidad que se juega en otra dimensión.


CANTO A NOSOTROS MISMOS, TAMBIÉN SOMOS AMÉRICA

AUTOR:
Miguel Oscar Menassa
PTS. 1.000;10 US

Esclavo por definición, lujurioso beso en las sombras, entre llagas y el dolor a podrido, el poeta ama la libertad. Entregado todo el poder, frondosa telaraña de lo perenne, pisotea toda belleza huaraní y sin embargo, el poeta ama la libertad. Una raza de fieras, sin territorio, humanos sexos al aire libre, violenta creencia en la palabra inalcanzable, porque el poeta ama la libertad.


YO PECADOR

AUTOR:
Miguel Oscar Menassa
PTS. 1.000;10 US

Nadie puede venir a la belleza si la belleza no la trae, nadie puede venir a la poesía, sino de la mano de la poesía . Palabras iniciales para representar este libro. Aparece en su primera edición tres veces prologado.
Libro donde el poeta incluye dentro de su obra, una producción poética de carácter inaugural y novedosa que le separa de lo anteriormente publicado y le coloca en un encadenamiento entre los grandes de la poesía


AMORES PERDIDOS

AUTOR:
Miguel Oscar Menassa
PTS. 1.000;10 US

AMORES PERDIDOS es un libro esperanzado, que deja sufrir el futuro como claridad, sin caer en la promesa y mucho menos en la profecía. Es un libro que señala, que nombra, pero no declara ni reivindica. 


EL AMOR EXISTE Y LA LIBERTAD

AUTOR:
Miguel Oscar Menassa
PTS. 1.000;10 US

El amor existe y la libertad es todo un organismo vivo. Un ser que palpita. Porque la poesia es eso. Un ser que nos mira con sus imágenes, al que podemos tratar como un amigo, esconderlo en un estante y sacarlo y sacarlo subrepticiamente. Sus labios serán sus versos. Y por esos labios sentiremos el fervor o el reproche.



Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


CUANDO ESTA POR LLOVER LOS PÁJAROS NO VUELAN

AUTORA:
Norma  Menassa
PTS. 1.000;10 US

La poeta no pide nada al lector. Le exige bajar con ella a los territorios intocados por la voz humana. le exige entrega en sus vértigos, testimonio de sus caidas bajo las balas, bajo las palabras amontonándose como nubes grises sobre su cielo.


DE TANTOS VUELOS

AUTORA:
Inés Barrio
PTS. 1.000;10 US

Estoy aquí,
sin saber quién
me propuso el juego delirante
de la vida
y a quién le dije sí.

 


BELLA DE SIESTA

AUTORA:
Marcela Villavella
PTS. 1.000;10 US

Dos manchas salpicadas sobre el corazón.
Dos mares zumbando en el sueño.
Dos hombres que se aman sin saberlo...
y tantos  brazos abrazados en el aire
que ya no sé qué cuerpo...


MANUAL DE VUELO

AUTOR:
Luis Schnitmann
PTS. 1.000;10 US

El poeta, jugando en su propio vuelo entre la caída y vuelo rasante, nos propone "una prevención de la muerte prematura", la cotidiana "ceremonia de la creación del alma". Poco importan los obstáculos, los demonios encontrados en el camino: los poemas son la vida aunque la vida gaste.


POEMAS Y CARTAS A MI AMANTE LOCA JOVEN POETA PSICOANALISTA

AUTOR:
Miguel Oscar Menassa
PTS. 1.000;10 US

Cuando envejezca
cuando mi piel se caiga
porque soy incapaz de sostenerla,
entonces, mi palabra, levantaría la voz
Agonizando, el canto,
se hace más fuerte que viviendo.


 

...Y LLEGÓ EL PSICOANÁLISIS

(Viene del número anterior) 

1.-¿PERVERSIÓN? 0 ¿POESÍA?

 Si todo está destruido cuando se comienza, no caben dudas, la posibilidad es poética.

Miguel Oscar Menassa

 No nos bastan todas nuestras manos agarradas a una cuerda de fuego alrededor de la montaña negra. ¿Quién habla de disponer de nosotros, de hacemos contribuir a la abominable comodidad terrestre?  Nosotros queremos, y tendremos, el «Más allá» en vida.

André Bretón

 Al principio es todo naturaleza: la ciudad es un paisaje, son rocas, alturas, cielo, claros improvisados; la mujer es una fiera, una carne, un abrazo.  Después se vuelve palabras: lo natural era sólo un símbolo y al conocer lo selvático verdadero, hay que aullar.

Cesare Pavese

 CAMA REDONDA:

 23 hs.  He puesto debajo de la máquina de escribir, una toalla.  El ruido de la máquina parece ahora el ruido de un tambor.

Escuchad su violencia que es vuestra violencia, escuchad la furia contenida durante tanto tiempo, como un ruido ensordecedor, escuchad los acordes de la ronda final.  Serán tal vez los potros de bárbaros atilas o los heraldos negros que nos manda la muerte.  Será que el mar me llama porque hoy desea una gran víctima.
Seré sincero con el mar. Le diré que mi torpeza no tiene límites, que mi cuerpo cambia de color con el sol y que mis emociones cambian con los estímulos externos.

 24 hs.  Acabamos de transgredir la primera ley, perdón, acabamos de transgredir por primera vez una ley.  Espero que no tengamos que pagar con nuestra vida dicha transgresión.  Durante la tarde esperé con ansiedad el momento de este encuentro.  Durante la tarde me hizo bien sentir que a la noche debería, como una obligación, pensar en ustedes.

Mi ser se derrumba en estos maremotos.

¿A quién habrá que obligar algún día que diga toda la verdad? ¿Y si al que le toca miente de rabia y de dolor?

Yo mentiría.  Me pararía delante de todos los estúpidos y les diría a gritos que amo la vida y el sol de primavera.

Ohs. 30'.  Mi escritura es extraordinariamente lenta, espero algo, sin dudas estoy a la espera de algún acontecimiento.  Lento es el andar de los que saben que el oro es mierda pura.  Cada palabra es un repaso de todas las anteriores. 

0 hs. 55'.  Y yo, dónde estoy, en qué enredadera estoy colgado.  Qué decir de lo que todavía creo no conocer.  Cómo decir el horror de nuestros cuerpos mutilados.

1hs. 20'. ¿Qué diferencia hay entre los locos y nosotros?

Es necesario permanecer juntos, estoy dispuesto a cualquier mutilación cuando la promesa es llegar juntos al final.

Me está empezando a dejar de interesar la hora.

Ya no tengo ni odio ni amor, intentaré entonces empezar a escribir.

El cielo siempre es azul a orillas del mar.  Cualquier persona sin ser escritor conoce historias acerca del mar.

1 hs. 35': Todo el mundo quiere psicoanalizarse rápidamente.

La guerra está por estallar.

 Queridos, sepan que he aprendido a amar y comprender vuestros pobres gestos, porque ellos también forman parte de mi ser.

EN TU LIBRERÍA, POR TELÉFONO O PERSONALMENTE
MADRID: 91 542 33 49- BUENOS AIRES: 328 06 14/ 07 10


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org


Y si puedo imaginarme en las tardes de locura y falta de fe, que entre nosotros crecerán algunos idiotas, algunos locos malhumorados por su lugar, algunos maricones.  Hoy me pregunto, ¿qué tiene que ver el más allá con estas idioteces que le ocurren a los pequeños hombres masculinos y femeninos?¿O acaso el más allá son las tristes historias que contarán de nosotros aquellos que nunca pudieron soportar nuestra mirada?

Emblemas, hoy se me da por tener asco de todos los emblemas.  Hoy se me puede dar cualquier cosa y eso siempre es bueno para la salud.

2 hs.  Ciertas palabras provocan aunque más no sea una pequeña inhibición.  La palabra dos se me apareció cargada de sentido, me indica primero una torpe unión entre quienes no se conocen por estar demasiado juntos.  Pero también me indica que está formada por tres letras.  Dos consonantes custodiando, una a cada lado, a una pobre «o» que sin ellas sería simplemente exclamación de otras palabras que ella sola no puede pronunciar.

A dos también hay que agregarle otro, otro cualquiera, algún idiota que tenga como misión, siempre la misma, hacer añicos los espejos.

Y si forzamos y en esta noche de arrebatos todo es posible, si el otro es la letra podemos formar la palabra dios y entonces, no es el tercero el que aparece, sino la muerte.

2 hs. 50'.  Siento que falta muy poco tiempo para las seis de la mañana, siento que nunca terminaremos de decirlo todo.  Mi pobre alma vocifera contra el inexorable tiempo del reloj.  Le temo más a los días que pasan que a la inmortalidad.

La lujuria, qué mierda será la lujuria entre nosotros, acaso una vieja chupándonos el culo o mordiendo con mordaces sonrisas nuestros cachetes. ¿O acaso la lujuria serán las rosas rojas sobre la tumba de alguna amada muerta?  Y el poeta, ¿qué está haciendo el poeta en este instante?  El poeta teje y desteje sus sueños infantiles, el poeta teje y desteje su amor por los objetos inútiles.

El poeta ama la vida, cree en el hombre ciegamente.

3 hs. 50'.  Una fresca brisa marina entra por la ventana abierta.  El olor a mar me recuerda el olor de las vaginas sublimes donde mi locura se transforma en el aullido animal del que sabe que todo se parece a la muerte.  El ruido del mar entorpece mi escritura.  El ruido del mar me suena a vacaciones malolientes e inútiles.  Amor mío, subamos a la higuera de la infancia y comamos hasta el hartazgo todos los higos maduros, hasta el hartazgo, digo, hasta la indigestión.

Una especie de sueño mortal invade mi mente.  Muero cuando no puedo tener en la cabeza todos los nombres que pronuncio.  Muero de espanto cuando no puedo pronunciar todos los nombres que tengo en la cabeza.

Acabo de perder todo contacto con la realidad mi madre era una prostituta? ¿Quién es quién en este enjambre donde los animales salvajes quieren compartir mi lecho?

A quién tendré que preguntarle por mi saber, a quién por mi talento, a quién por mi sumisión, a quién tendré que pedirle que sostenga el espejo que transforme definitivamente mi saber de mí. 

5 hs.  Sólo una hora para decir lo que no podemos decir.  Me hablan de separaciones y yo amo con toda la pasión de mi hombre los encuentros, amo con una estupidez exagerada la ilusión de un encuentro mortal entre nosotros,

Y mortal quiere decir un encuentro definitivo, con luz y sombras, con los excrementos rondando a cada paso, con la mezquindad de los insectos y la generosidad de las bestias en saciedad.

Abramos las compuertas antes de que sea demasiado tarde.  Quiero decirte que te amo, que vos sos mi mujer, que tu deber es seguirme a todos lados, al cielo y al infierno, a la cumbre donde el poeta oculta su dolor y a los abismos donde la bestia ama todos los cuerpos y se regocija con el plaf plaf de los líquidos orgánicos y la humedad de las cavernas donde mi ser estalla en monosílabos incomprensibles.

Volver de esos lugares para amamos y arrastramos sin piedad por el camino del goce hacia la muerte, es en definitiva el destino de la bestia.

Atentar hay que atentar contra todo.

Amar una posición, entrechocar las copas de alegría por el lugar que ocupamos, no servirá de nada.  El infierno interior que nos habita no cederá ni ante la fama.

No peleamos, vivimos.  Lo insoportable debe ser nuestra vida.  De la perversión, tendremos que decirlo por fin, ella es nuestra máscara.

 Suprema máscara en las más ambiciosas ceremonias.

Diosa del olvido, dame tus palabras.  Tu tono mayor, el tono para arrancar una sonrisa del idiota, el tono de los Andes nevados, la luz que enceguezca definitivamente a los ciegos.

Marzo ha llegado, las brujas deben partir y sin embargo, ellas están propiamente en nosotros.

Ni una mirada.  Ni un gesto que nos permita hablar de él durante años y sin embargo el niño ha huido por los matorrales, el niño ha traído el viento de los cabellos, el niño ya ha dado su primer paso.

 

Ya somos perversos.

Palabras de papá en el corazón.  Palabras de mamá en el corazón.

La guerra ha comenzado.

Cuando rozo tu voz, el ronco bramido del mar habla de tu presencia.

 Cuando rozo tu piel, nocturna y amable, cuando recuerdo tu vientre mal herido, pequeña madre, ave de rapiña.

Vive el dolor.  

Tu voz entre los troncos, tu piel entre las mariposas del color de las flores del naranjo.

Cuerpo de tierra, hollín, masticación feroz, ocultan su presencia, ocultan su bello rostro entre mis manos.

El niño no quiere morir, pide clemencia.  Las palabras estallan como granadas en su corazón.  El niño deberá para sobrevivir desviar la mirada, el niño deberá morir mil veces para no morir.  El niño terminará enjaulando su corazón.

La perversión acecha.

El niño ha dado su segundo paso pero no ha conseguido avanzar, ha caminado para uno de los dos costados de su corazón.  Bebed mi sangre y comed mi carne y el niño abraza por primera y única vez en toda su vida el cuerpo de su madre.  En medio de esta carnicería ella me recuerda tu voz entre los troncos.

Serás estas palabras, serás mi nombre y mientras tanto ella me habla de amor, muestra su cuerpo perforado.

Cálida presencia, amante de las desviaciones, curiosa e inútil marca en el tercer paso del niño que ahora llora desesperadamente frente al nuevo fracaso.  Al borde del abismo, palabras de papá en el corazón anuncian pequeñas y tibias mutilaciones y el campo de ciruelos donde ella era el color de los frutos y su sabor.

Me pregunto si los obstáculos son propios del saber o Ella es su música.

El terror es no poder decir, ese es todo el terror.

Ni luciérnagas, ni mis viejas alcántaras, ni valles de pasión.  Odres de mierda y de saber, olvidos del olvido, entretelones de lo cierto.

Sólo tu voz cuando ni la locura ni los abismos me pertenecen y sólo tu arrogancia y sólo tu indómita figura, fondo de la nada.

Mujer del vientre dorado, de la dorada juventud, del semen profundo entro los cabellos, de los animales abiertos en la boca y todo el dolor; dime madre amada.

¿Cuánto dolor?

Amo el delirio de las rosas, fragancia milenario, abierta sed.

Detengo mi palabra. ¿Serán los pechos de mi madre, o los olores del pan, o la tibieza del sol al mediodía contra los ojos ciegos?

Perverso o ciego, y esas fueron las palabras del cielo.

Días y días sin poder salir de estos territorios donde el amo absoluto es una mirada vacía, unos ojos resecos y ciegos.

Ceguera frente a la cual lo bello pierde su poder. Territorio donde la lujuria consiste en agotar las diferencias. Antro de los demonios y los malos espíritus maternales.  Lugar donde el deseo pertenece al futuro.

 Ojos ensangretados por la visión de lo siniestro: madres destrozadas por la verdad.  Agujereadas para siempre en el centro mismo de su ser.

Ojos sin piedad ocultos por el lodo y la cálida mierda de primavera para no ver.  Matar para no ver.

Y la ceguera fue el destino del hombre.

Madre, devuélvenos la vista.  Madre el goce fue morir.

 SU VOZ O ES ELLA

 Mi propia madre.
Aquella que morirá conmigo cuando muera mi cuerpo.
Padre no está en ningún lugar
                                      es las palabras.

Rosa profunda del verano
                                     mi madre

que el sol no matará
y que tampoco matará su ausencia.

Lloro por el suceso que trastocará mi razón definitivamente.

Lloro por la muerte del padre.

 El poeta tiene en su sangre los ocasos, tiene en su sangre el tiempo.  Alondras explosivas arrancadas del alma.

No aparecen escenas extraordinarias, veo, porque de ver se trata, una milimétrica desviación, un fugaz sin sentido de los tonos.  Recuerdo en la pequeña pieza de mi infancia, con mis años, violentos desperados, con una rueda gigante todo el día en los ojos y su voz y todas las novelas acerca de su voz.

Todo mi amor era para su cuerpo de gacela.

Y sin embargo sólo recuerdo con alegría aquellas palabras que me hablaban de un hombre y tu perfume de violetas.

Continuará


Grupo Cero Índice  / Otros Números
www.menassa.org